¿Son más saludables los alimentos orgánicos?

¿Son más saludables los alimentos orgánicos?

Es aproximadamente un 60% la diferencia del precio por kilogramo entre una carne molida y su contraparte orgánica (al momento de escribir esto, el kilogramo de carne molida de res orgánica tiene un costo de $205 y el kilogramo de carne molida no orgánica tiene un costo de $125) , las diferencias básicamente están en que la carne orgánica está libre de hormonas de crecimiento y de antibióticos, ventaja avalada por el sello “USDA Organic” (United States Department of Agriculture).

Al momento de llevar éste sello, se presume que el alimento tiene las siguientes características (1):

  • Los animales que serán sacrificados deberán crecer en un ambiente orgánico a partir del último trimestre de su gestación
  • Los productores deben alimentar a los animales con productos agrícolas 100% orgánicos aunque también pueden utilizar suplementos de vitaminas y minerales
  • Los animales que producen lácteos deben estar en un ambiente orgánico por lo menos 12 meses antes de que sus productos lácteos sean considerados como orgánicos
  • Medidas preventivas para la salud de los animales deben ponerse en práctica con el fin de evitar que enfermen y ser tratados con medicamentos, en cuyo caso el producto dejaría de ser catalogado como “orgánico”.
  • Los animales rumiantes deben permanecer pastando no menos de 120 días. También deben recibir por lo menos 30% de su alimentación de pastos.
  • Los animales cuya carne será catalogada como orgánica deben permanecer al aire libre en todo el año. A menos que deban ser confinados por motivos de salud.
  • Los animales cuya carne será catalogada como orgánica por ningún motivo deben ser tratados con hormonas para promover el crecimiento ni antibióticos.

Bajo éstos estándares, suena comprensible el aumento de precio a comparación de su contra parte no orgánica, cuya calidad se puede considerar como menor.

¿Porqué es tan importante el consumo de alimentos lo más natural posible?

Una de las actuales líneas de investigación que toman mayor poder en la nutrición es la del estilo de alimentación “Paleo” o “Paleolítica” que básicamente nos dice que la manera más saludable de alimentarse del ser humano, es seguir los principios de la medicina evolutiva y alimentarnos de aquellas cosas con las que el homo sapiens se adaptó, lo cual se centra en la época Paleolítica (que abarca desde hace aproximadamente 2.6 millones de años hasta el auge de la agricultura, hace aproximadamente 10,000 años) (2) (3)

Y  los principales alimentos que se promueven en este estilo de alimentación son los vegetales y las carnes. Si nos adaptamos al protocolo “Paleo”, nos daremos cuenta de que hace 200,000 años no había producción industrial a grandes escalas de carne animal (ni tampoco carnicerías, a menos que algún ser primitivo hubiera sido un empresario pionero), más bien los animales solían estar al aire libre, sueltos, siendo ellos mismos básicamente. A lo que el humano debía ingeniárselas para cazarlos y obtener su preciada carne (la cual era de vital importancia para aportar gran parte de las demandantes calorías que necesitaban).

Tal vez los estándares para que la USDA certifique una carne como “orgánica” no son lo suficientemente similares a los estándares de la carne animal de hace 200,000 años, pero en mi opinión es un buen aproximado.

Y aún y cuando en la literatura científica hay controversia acerca de la efectividad del uso de alimentos orgánicos (debido a los diversos factores que influyen en los resultados), se ha observado en ciertos alimentos una mayor concentración de nutrientes, también se observa una mejoría en la salud de los animales (y por ende su calidad de vida, así como mejor trato), y en algunos casos, un apoyo a los campesinos independientes (como la marca de productos orgánicos: Aires de campo, la cual promueve a los productores independientes y el desarrollo de sus comunidades), así como una manera más “amigable” de producir alimentos para el medio ambiente. (4) (5)

Si alguien está en las posibilidades de hacer la inversión y optar por alimentos orgánicos, es recomendable hacerlo. ¿Es necesario para mantenerse saludables? No. Es una buena ayuda, más no es necesario siempre y cuando se lleve un esquema de alimentación adecuado (adecuado puede significar cosas diferentes para personas diferentes).

Nota final: En éste artículo no hablo acerca del consumo de carne y sus posibles riesgos que se le han atribuido, eso es harina de otro costal. Simplemente me estoy enfocando en el protocolo de alimentación “Paleo” el cual ha sido

Referencias

1. United States Department of Agriculture. USDA National Organic Program. [Online] http://www.ams.usda.gov/AMSv1.0/getfile?dDocName=STELDEV3004445.

2. Paleolithic Nutrition — A Consideration of Its Nature and Current Implications. Eaton, S.B. and Konner, MJ. s.l. : N Engl J Med, 1985. NEJM198501313120505.

3. Paleolithic nutrition revisited: A twelve-year retrospective on its nature and implications. Eaton, S.B. and Konner, MJ. s.l. : European Journal of Clinical Nutrition, 1997, Vol. 51.

4. Nutritional quality of organic food: shades of grey or shades of green? Williams, Christine M. s.l. : Proceedings of the Nutrition Society, Vol. 61. PNS2001126.

5. Aires de Campo. [Online] http://www.airesdecampo.com/.

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>