Las contradicciones de la nutrición

Vivimos en un mundo de contrastes, es más, no nos vayamos tan lejos, sólo es cosa de observar la situación actual en México. Tenemos zonas marginadas y gente en pobreza extrema pero por otro lado tenemos un sector con gran poder económico (el hombre más rico del mundo es mexicano, ¿no es curioso?). Esto también tiene que ver con la alimentación.

En éste mundo de contrastes, la nutrición no se podía quedar atrás. El número de personas con trastornos de la alimentación como anorexia nerviosa o bulimia se desconoce, pero se sabe que no son pocos (entre uno a cinco universitarios en países desarrollados, según éste artículo). Una de las complicaciones de estos trastornos es el bajo peso y la desnutrición que presentan las personas afectadas.  Mientras tanto en el otro lado de la moneda, tenemos un aumento en la cantidad de personas con sobrepeso y obesidad en México, y como consecuencias las enfermedades crónicas relacionadas con éste exceso de peso. De la misma manera tenemos a todas las personas que por cuestiones económicas, no pueden satisfacer favorablemente sus necesidades nutricionales.

Imágen extraída de la página 102 de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición en el 2006

Ésta es solo una parte del mundo de las contradicciones, por otro lado tenemos las contradicciones de las recomendaciones que se dan. En revistas escuchamos una cosa, en libros otra, en la tele y el radio otra, en el internet otra más, tu médico otra versión y el nutriólogo otra. Entonces es obvio que tengas la incógnita… ¿A quién demonios le hago caso? Ejemplos como: “las grasas son el enemigo número uno y son la causa de la obesidad”, mientras que algunos otros acusan a los carbohidratos (como el famoso Dr. Atkins y su aún más famosa dieta cetogénica). Otro ejemplo sería la mujer que compra chocolates porque escuchó en la radio que tenía propiedades “anti cancerígenas”  y que el chocolate podía ayudar a prevenir el cáncer, comiendo montones de éstos… pero hay un pequeño gran detalle, la señora tiene sobrepeso y necesita disminuir el consumo de alimentos densamente calóricos (como los chocolates).

Algo que me causa conflicto, aunque es comprensible, es que los mismos profesionales de la salud suelen entrar en discusión y polémica al no ponerse de acuerdo a la hora de determinar cuál será el mejor tratamiento dietético para un paciente. Y digo que es comprensible ya que aún no se tienen las ideas completamente claras en cuanto a materia de nutrición (existe evidencia contradictoria en varios aspectos de la ciencia, ya los estaremos viendo).

Entonces, ¿A quién le hago caso?

Nadie tiene la razón absoluta y la mejor manera de dar un consejo, recomendación y/o tratamiento es analizando el caso en particular. Esto es importante ya que las personas suelen creer que hay una dieta “absoluta” para cualquier persona, de cualquier edad, con cualquier nivel de actividad física. No, así no funciona esto. Cada caso es único, de que puede haber casos similares sí, por eso existen series de recomendaciones “especializadas” (por ejemplo: recomendaciones en alimentación de un paciente diabético) pero siempre se necesita la valoración de un profesional.

No hay que creer todo lo que nos dicen ni dejarnos llevar.

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>